Brindo por el año que se va

Cada año que comenzamos llenamos nuestras copas para brindar porque venga un año mejor, deseando que el anterior se vaya pronto y no vuelva más, o algo parecido. Por Rebecca

Las fiestas de fin de año han traído siempre reminiscencias de encuentro con la paz y el amor, aunque con el paso del tiempo cada vez se esté poniendo más el acento en los deseos de prosperidad económica.

   ¿Cuál es el sentido de la Navidad?…Recuerdo cuando era pequeña el hogar de leños en mi casa convertido en delicioso pesebre; un Niño Jesús recién nacido presidía el conjunto de imágenes que con María y José a su lado seguido por los pastores y sus animales adoraban al pequeño Dios, nacido para nuestra salvación. Los tres Reyes Magos venidos hacia Él guiados por una estrella traían oro, incienso y mirra, como dádivas de protección para tan elevado Ser. Un Ser que vendría a traernos las enseñanzas para encontrar ese camino de Paz y Amor tan necesario.

   Y al pesebre le poníamos paja, piedras, animalitos y maderitas -.Por lo visto no se necesita más para nacer como un Rey.

   Va pasando el tiempo y las imágenes representativas del motivo de los festejos se fueron desdibujando. Papá Noel con la bolsa de regalos es el emblema obligado. Pareciera ahora que la Paz y el Amor vienen con los regalos.

   Veo con dolor que muchos hombres de hoy, faltos de contacto con su interior y deseosos de demostrar, cuanto más regalan mas creen que aman. No registran o no quieren registrar lo que sus comportamientos erróneos producen en el otro o lo que la genuina o simple expresión de su amor podría brindarles.

   Cuando sonaban las doce de la noche, previa cena familiar, con los vestidos planchaditos, los peinados prolijos y perfume a colonia envolviendo los saludos, uno a uno íbamos hasta el retablo y arrodillándonos con un profundo respeto, besábamos el piecito pequeño y rosado del Niño Dios del pesebre sintiendo que nuestro corazón se llenaba de gozo mientras mirábamos esos ojitos de vidrio coloreado que parecían decirnos: -alégrense y tengan paz, he venido para ayudarlos-

   ¿Qué fue pasando con el tiempo? Mi visión de niña cambió mirando el afuera transformarse año tras año. Ya no era el Amor Divino lo que venía a brindarnos la Navidad, sino los regalos. Con tristeza veía la dolorosa transformación donde las bebidas, la comida y la bolsa llena de Papa Noel como primera figura, ganaban importancia.

   Paso a paso vamos queriendo tener más para ser más felices evitando ver qué pasa que no lo conseguimos, sólo pensando que debemos conseguir más cosas.

   Pero ese año que despedimos con algarabía porque se va, deseando que no vuelva más, fue el que dio lugar a todos los procesos que vivimos y que nos hicieron ver qué debemos cambiar (si nos abrimos al conocimiento) para  poder conseguir esa paz y ese amor tan ansiados.

   No somos más felices porque tenemos más bienes, no digo que sean totalmente innecesarios porque nos ayudan a un buen pasar, pero la verdadera felicidad es poder dar y recibir amor. Y todo lo que eso implica.

   El Maestro para lograr la paz y el amor es Jesús y la Navidad recuerda su nacimiento. Papá Noel sólo trae los regalos. Lo que trae Jesús es imperecedero, es creciente y nos eleva a la luz, Lo que trae Papá Noel es lindo, lo disfrutamos en el momento, pasa de moda, se rompe, se deteriora y queremos otro. Y otro más tras el mismo proceso.

   Muchos de nosotros hipotecamos nuestra vida trabajando para comprar cosas inútiles, Si tenemos poco, disfrutamos cada cosa que vivimos nueva. Si tenemos mucho, ya las cosas pierden interés y se vuelven aburridas.

   La gente se pierde por exceso de materialismo. El crecimiento tecnológico no fue acompañado paralelamente por un crecimiento espiritual. El trastrocamiento de los valores ha llevado a una confusión en la sociedad y el hombre dominado por lo que los medios de comunicación le venden se encuentra perdido. Las drogas como ilusión de una vida feliz y excitante ganan la calle día a día. Hay depresiones generalizadas por pérdidas materiales y el que realmente se está perdiendo es el hombre equivocándose, dominado por las ansias de poder creyendo con él conseguir la felicidad. Compite con sus hermanos por ser más que ellos viendo sólo la parte material.

   Todos somos hermosos seres y únicos, cada uno en sí mismo, con un bagaje interior que traemos al nacer para desarrollar en nuestra vida terrena, pero si estamos envidiando lo que el otro tiene, por mirarlo a él, para ganarle, nos perdemos de nosotros mismos, y así perdemos de descubrir en nuestro interior lo que traemos a desarrollar para ser felices. Todos vinimos a crecer y a ser mejores, a evolucionar año tras año contribuyendo con ello al proceso evolutivo de nuestro planeta.

   Por eso, me gustaría decir con todos los que al leer estas líneas tomen conciencia del camino que andamos:

   “Gracias año que te fuiste, gracias 2007 por todo lo que pude cambiar, aprender y crecer desde mis errores. Porque pude darme cuenta de cuántas cosas no sabía y cuántas tengo por aprender.

   Que en el 2008 que comenzamos, pueda con cada tropiezo que él me traiga, ver qué debo mutar para ser mejor y no hacer daño al otro, que no me asusten los malestares y tristezas sino que los vea como avisos de cambios que debo hacer, y que cuando hayan transcurrido sirviéndome como me sirven, los doce meses de su vida, pueda yo agradecerle en la despedida por las enseñanzas a que dio lugar su tiempo y que en la noche de Navidad pueda abrir aún más mi corazón al regalo más grande, mirando los ojos del pequeño Maestro recién nacido, y así de su mano comenzar a caminar un nuevo año pronta a vivir cada día como una nueva aventura hacia el Amor Infinito…”

Rebecca

 

 

   

 

Comentarios

Favor de ingresar para realizar su comentario, gracias.
 
Banner
Banner
Banner
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy57
mod_vvisit_counterAyer319

Banner
Banner